¿Una cuestión de patadas a un balón?

¿Una cuestión de patadas a un balón?

En primer lugar, siento la falta de originalidad en el tema escogido pero veo necesario transmitir esta reflexión. Ahí va:

El fútbol, ese gran deporte con millones de seguidores por todo el mundo que levanta pasiones allá donde se juega.
Mucha gente, como yo, dedica como mínimo una hora y media a la semana a ver fútbol, al menos el equipo que sigue, una cifra que aumenta si hay otras competiciones mas allá de la liga durante esa semana. ¿Por qué?

Bien, es una pregunta difícil de responder, llegados a este punto, muchos de los que espero leáis esta entrada habéis recordado momentos en los que el fútbol mismo os ha dado respuesta, sin embargo, otro porcentaje de mis lectores, pocos pero de calidad, pensarán que estoy loco, que el fútbol son sólo 22 tíos corriendo tras un balón, que el fútbol está demasiado valorado en la actualidad, que no aguantarían ver un partido… Bien, una opinión más, que tiene una parte buena y una mala.
Comencemos por la mala, esa irrisoria (para mí) crítica tan absurda como extendida entre este tipo de personas, ese ya introducido antes: “no se como puedes dedicar tiempo a ver a 22 tíos tras un balón”, bien, ante esto, poco que añadir, todos sabemos que este tipo análisis es completamente ridículo ya que carece de peso a la hora de argumentar: todo, repito, todo se puede reducir a una descripción de este tipo. Me gustaría también, decirte, muy a mi pesar, enemigo del fútbol que cualquiera de tus aficiones es completamente vulnerable a este formato de crítica destructiva.

Por otro lado, de lo dicho anteriormente, me queda hablar de la parte buena de la posición antifútbol, esa crítica no se si constructiva, ya que sigue sin ser un gran argumento en contra del fútbol pero que al menos tiene algo de sentido y de verdad. Hablo de las altas cantidades de dinero que maneja el fútbol internacional, en concreto de los sueldos de los jugadores, objeto de crítica entre los antagonistas de esta historia.
Nada más que decir que efectivamente, es una completa injusticia, ¿Por qué el sueldo de un futbolista está tan desmesurado en comparación del que reciben otros deportistas de otras disciplinas?¿Que hay de especial en un jugador de fútbol que no haya en otro deportista?

El mundo del fútbol ha cambiado mucho desde sus comienzos hasta la actualidad, ha ido experimentando un crecimiento exponencial respecto a la cantidad de dinero que maneja, promovido, en parte, por esos seguidores incondicionales a los que hacía referencia al comienzo, digo esto, porque es preciso echar la mirada atrás en el tiempo para rescatar la verdadera esencia del fútbol, que en la actualidad perdura, en ocasiones excesivamente de fondo y puede llegar a verse distorsionada por esa contemporánea idea de fútbol como negocio.

En definitiva, al igual que se puede criticar al rico que lleva toda la vida trabajando por ello, no se puede criticar el fútbol por tener dinero, lo que sí que se puede y debe de criticar ya que va en contra del fútbol mismo, recordemos, un DEPORTE más, es que el dinero sea el fin de su existencia, lo que supone un grave error y en mi opinión, ha de ser condenado por los propios aficionados.

Y finalmente, para concluir, pongo una foto muy significativa que te guste o no te guste el fútbol recordarás.

iniesta de mi vida

Antonio G.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Antonio G., GRUPO A. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s