Y si no, desmiéntemelo

Y si no, desmiéntemelo

Estoy a 30 minutos de allí, llegaré dentro de 10.”

Buenos días. Pasa y lee esta carta, va dirigida a ti. Y a mí. ¿Y a él? A él también:

Quiero decirte que no has de tener miedo. Tienes que ser feliz. No estás solo. A tu alrededor hay muchas personas que van a darte la mano cuando te caigas. Las habrá, como no, que quieran que no te levantes. Esas personas no pueden hacer lo que nosotros hacemos y nos odian por ello. Te han dado un nombre, no permitas que se lo lleve el viento. No se te ocurra rendirte ahora.

Es la hora de morir. No intentes llegar con un cuerpo estético ni hermoso, llega cansado, agotado y extenuado de la vida. Que hayas vivido tanto y hayas tenido tantas experiencias que no necesites más. Vive la parte fascinante y asombrosa de la vida. No seas un hipócrita, no seas como todos ellos.

Quiero que seas ejemplo, quiero que seas todo lo que desees ser. Sin excepción. Quiero que tengas una vida plena. Todo lo que quieras hacer, hazlo. No habrá otro momento ni otro lugar, y si lo hay, no importa. Tú eres el comandante, tú eres el que navega sin mar, y anda sin camino. El que mira sin ver y el que escucha en silencio.

Siéntate y come como si nunca lo hubieras hecho. Disfruta de lo que el mundo te ofrece. No seas egoísta. Disfruta con los demás. Disfruta de las virtudes. Eres un viajero, un nómada, un tanque que todo lo derriba y un cohete que todo lo alcanza. Eres capaz de cosas que nadie imagina.

Recuerda todo lo que has aprendido y olvídalo por un instante. Sé un caminante. Persigue tus sueños y alcánzalos, hazlos un burruño y persigue más alto. Más allá de las nubes y de todo lo que puedas imaginar. Vuela tan alto como un avión de papel y sumérgete hasta las profundidades como un submarino de Julio Verne.

Quiero que hables, quiero que viajes tan lejos que no recuerdes el lugar del que has venido. Quiero que conozcas otros puntos de vista y otras perspectivas para que puedas analizar todo lo que te rodea, parte por parte; escucha los silencios. Los silencios más íntimos y recónditos. Sólo entonces te conocerás a ti mismo.

Y en un final, espera a tu propia destrucción, no temas a la muerte. Serás interesante, moderno y bello otra vez.

Te digo adiós ahora. Nos volveremos a ver. Para entonces, espero que lo hayas llevado a cabo. Y si ves que no es así, espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo.

Desde lo más profundo de mis entrañas,

El Tiempo

IMG_4703

Juan T.

Esta entrada fue publicada en GRUPO B, Juan T.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s