López Lomong

López Lomong

Tras haber leído Correr para vivir numerosas reflexiones me vinieron a la cabeza. Correr para vivir narra la vida de López Lomong y está basado en hechos reales lo cual lo hace muy impactante. El fin de esta entrada es invitaros a que reflexionéis tras haber escuchado la historia de este gran hombre lo que veremos a continuación.

López Lomong nació en un pequeño pueblo al sur de Sudán bajo unas condiciones de vida limitadísimas. A los 6 años mientras estaba en misa un domingo con su familia los soldados rebeldes lo raptaron junto con todos los niños de su edad que allí había. Lo llevaron a un descampado donde pasó junto con los demás niños (a los que les había sido arrebatada su familia) alrededor de una semana. Los niños allí se morían de hambre así que tres amigos y él decidieron escapar. Lograron escapar cuando era de noche y los soldados rezaban, López no hacía más que rezar a Dios. Cuando lograron salir del descampado sin ser vistos corrieron y corrieron por su vida durante varios días hasta llegar a un campo de refugiados.

Allí en el campo de refugiados se le dio la oportunidad a nuestro protagonista de viajar a Estados Unidos y ser adoptado por una familia americana. La aprovechó y acabó viajando a los Estados Unidos siendo adoptado por una familia. Una vez allí fue descubierta su tremenda habilidad para correr y en poco tiempo logro correr en campeonatos de nivel nacional.

López siempre tuvo como sueño llegar a competir en las Olimpiadas. Logro su sueño en Beijing en 2008 acabando además siendo el abanderado de Estados Unidos. Cada vez que corría lo hacía porque sabía que así podía ganar suficiente dinero para enviarlo a su tierra natal.

Entre las cosas que más me impactaron de su vida fue el hecho de pensar que un hombre con tan pocos recursos fuese capaz de llegar tan lejos es algo increíble. No solo increíble sino que es algo que da mucho de que pensar, gente que apenas tiene recursos para llegar lejos y nosotros que tenemos todo a nuestra disposición y a veces ni lo valoramos. Parece que nos hemos acostumbrado a vivir donde vivimos ¡Qué injusto es!

El ideal por el que López luchaba cada día era por lograr mejorar las condiciones de vida de Sudán, por poder enviar donaciones su familia y amigos que no tuvieron la oportunidad de salir de Sudán. Esta misma meta era en la que estaba basada la vida de López, él dio su vida por y para los demás sacando el máximo partido de ella.

¿Vivimos nosotros agradecidos por la cantidad de recursos que tenemos?

¿Aprovechamos nosotros los recursos que tenemos para mejorar tanto nuestras vidas como las de los demás?

8306150

José María S.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en GRUPO A, José María S.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s