Stop Zona Gourmet

Stop Zona Gourmet

En el mundo hay miles de personas que mueren al día por desnutrición, es decir, porque no tienen nada que comer: hay 805 millones de personas que pasan hambre, 17.5 veces la población total de España. Son 37 millones menos que el año pasado pero muy lejos de la meta de “hambre cero” que se marcó en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), cuyo plazo vence a finales de 2015. El Índice Global del Hambre (GHI) 2014 ha puesto de manifiesto que, aunque desde 1990 el número de personas hambrientas se ha reducido en un 39%, el nivel sigue siendo “serio”.

Estos datos se pueden comprobar en una consulta rápida por Internet y, a mi juicio, son terribles.

Sin embargo, vas a  un supermercado o a una de estas grandes superficies y qué hacen: ¡¡¡Tiran el 30% de su producción!!! Este dato, que quizá es más terrible que el anterior, también se puede comprobar en una rápida consulta a la red.

Ya vale de tirar tanta comida cuando hay tanta gente que se muere de hambre. ¿No nos damos cuenta de la injusticia que esto supone?

El mundo produce lo suficiente para alimentar a toda la población mundial de 7 mil millones de personas. Sin embargo, una de cada ocho personas en el planeta se va a la cama con hambre cada noche. En algunos países, uno de cada tres niños está bajo de peso. ¿Por qué existe el hambre?

Un tercio de todos los alimentos producidos (1.3 mil millones de toneladas) nunca es consumido. Este desperdicio de alimentos representa una oportunidad perdida y, como he dicho antes, una terrible injusticia.

Se me ocurre que una buena solución para mitigar en parte este desperdicio de alimentos sería crear una aplicación informática, geolocalizable y gratuita para todo el mundo, en la que por ejemplo, un supermercado al que mañana le caducan unos yogures los pueda poner en esta aplicación a un precio mucho más bajo -o incluso a un precio simbólico-  y así, una familia con escasos recursos económicos, o un comedor social, o un banco de alimentos, o cualquier persona que lo necesite,  con esta aplicación  localizaría los sitios de venta de estos alimentos que estuvieran próximos a su ubicación y de esta forma no se tiraría tanta comida y, probablemente, se solucionarían algunos problemas de falta de alimentos.

Pero estamos en un mundo en el que prima más el resultado económico que el amor a los demás, y con esta solución perderían dinero grandes cadenas de supermercados al salirle competencia en este sector alimenticio.

El mundo se vuelve cada vez más dual también en cuestiones de alimentación. Mientras una parte de los habitantes del planeta siguen padeciendo hambre, otra, cada vez mayor, pierde salud por exceso de comida. Naciones Unidas ha puesto cifras a este fenómeno: 950 millones de personas sufren desnutrición y cada año mueren cinco millones de niños por ello. Al mismo tiempo hay 2.100 millones de personas con sobrepeso; y tres millones mueren cada año por obesidad. Es alucinante… ¡¡¡¡¡y la gente sigue muriendo de hambre!!!!!

El otro día llegó a mis oídos una frase que, a mi entender, resume muy bien las razones de la crisis actual que se vive en el mundo. Es de un filósofo cuyo nombre no recuerdo pero decía más o menos así: “Las cosas se hicieron para ser usadas y las personas para ser amadas. La razón de la crisis actual de valores es que hemos invertido los términos; ahora se ama a las cosas y se usa a las personas”.

POBREZA

Alberto P.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alberto P., GRUPO A. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s